Consejos Marineros

Preparación para la navegación nocturna

21 août 2020

Preparación para la navegación nocturna

La navegación nocturna atrae a muchos marineros. De hecho, no hay nada más misterioso que oír a su barco navegar en la oscuridad total. Los patrones de regata en alta mar están acostumbrados a pasar noches en el mar para ganar sus regatas, pero si decides hacer un crucero durante una semana o más, también tendrás que dormir en un barco. Si tienes que llegar a un punto específico en una fecha determinada, navegar de noche puede ser una buena solución para disfrutar de tus escalas durante el día. Pero ten cuidado, navegar de noche requiere cierta preparación. En efecto, puede ser más complicado, sobre todo por la falta de visibilidad, que hace difícil la percepción de los obstáculos y la evaluación de las distancias.

Preparándose para la navegación nocturna

Como con cualquier salida en el mar, es imperativo prepararse para la salida mirando el tiempo y la ruta a seguir. Tomar el tiempo para revisar el barco, consultarlos pronósticos meteorológicos  y anotar los tiempos de las mareas, son cosas muy importantes. Es esencial pensar en el itinerario de navegación antes de la salida. Incluso si se utliza un GPS, es útil para identificar las distintas zonas de peligro de la ruta y las luces asignadas a ellas.

La navegación nocturna requiere más preparación del barco para simplificar las maniobras en la oscuridad. El barco debe ser preparado para la navegación nocturna, despejando la cubierta de todas las cuerdas innecesarias y preparando las velas para cualquier posible maniobra. Si deseas dormir en un velero, recuerda adaptar la superficie de vela, no se recomienda navegar bajo el spinnaker por la noche cuando se navega.

Antes de usar el barco por la noche, debes comprobar que sus semáforos funcionan perfectamente, gracias a ellos otros barcos podrán verte por la noche.  Es esencial estar familiarizado con los sonidos y las luces que indican las posiciones y los códigos de los barcos. Además de la iluminación del barco, debes proporcionar lámparas antorchas y lámparas frontales para cada miembro de la tripulación.

El marinero en la oscuridad

Navegar de noche es una experiencia muy intensa para cualquier marinero, ya que se tiene que estar doblemente vigilante. Todos los sentidos están despiertos y la toma de decisiones es menos obvia que durante el día. 

Por un lado, la visibilidad se reduce significativamente cuando se navega de noche. Incluso si el ojo del marinero se acostumbra a la oscuridad, el tiempo de adaptación es de unos 20 minutos. Cualquier cambio en la luz si se regresa a la cabina regularmente, por ejemplo, hará más difícil el proceso de adaptación. Por lo tanto, es aconsejable reducir el número de viajes de ida y vuelta dentro del barco al máximo.

En lo que respecta al equipo, traiga siempre ropa de abrigo, ya que las noches pueden ser muy frías. Para tu comodidad y asiduidad es esencial mantener un buen calor corporal. Dormir en el mar por primera vez es una experiencia intensa, entonces, se tiene que realizar con la mayor comodidad posible. 

También es importante respetar los tiempos de sueño, ya que permanecer despierto a toda costa puede ser más peligroso. Normalmente el período más difícil de navegar es entre las 2 y las 5 de la mañana. Uno de los mejores consejos para mantenerse despierto es llevar pequeñas raciones de comida y estar continuamente hidratado.

La organización de la tripulación nocturna

Cuando se navega de noche, los miembros de la tripulación se turnan al timón para alternar tiempos de descanso y navegación. Habrá que definir los papeles entre los diferentes miembros de la tripulación, para las guardias de navegación y las tareas de cada uno.

La vigilancia se refiere a un período de tiempo durante el cual un miembro de la tripulación está de servicio o de descanso. Es un ritmo particular que deben adoptar los miembros de la tripulación. La duración de la guardia debe ser definida de antemano para cada uno de los miembros de la tripulación. 

La vigilancia puede realizarse sola o con otros miembros de la tripulación mediante sistemas de rodamiento. Cuando la guardia se hace solo, la duración máxima de vigilancia es de 3 horas por la noche.

Seguridad

Por la noche, en un barco todas las maniobras se hacen más complejas y el marinero se desestabiliza más rápidamente. Si el timonel tiene que salir a la cubierta del barco, es imperativo que este atado para evitar cualquier riesgo de que el hombre caiga por la borda. Además de su chaleco salvavidas obligatorio, el timonel debe estar permanentemente equipado con un arnés.

Un gran riesgo cuando se pasa la noche en el mar es que un miembro de la tripulación pueda caer al agua. Por lo tanto, es esencial respetar la regla básica de que todo miembro de la tripulación que no esté en la cabina debe llevar un chaleco salvavidas y estar equipado con una linterna hermética unida a la chaqueta para que pueda ser visto por la noche si se cae por la borda. Si no se respeta este procedimiento es muy difícil encontrar un hombre al agua, las posibilidades son menos del 1%.

Otro riesgo de la navegación nocturna es no ver un obstáculo que bloquee el camino del barco. Para ello, hay que conocer el significado de las luces de peligro pero también el de las luces de otros barcos para evitar cualquier colisión. Conocer las luces y las marcas es esencial porque en la noche en el mar son los únicos puntos de referencia. 

En resumen

Hacer una escala nocturna en un barco es una experiencia única que se puede lograr siempre y cuando se tomen todas las precauciones antes y durante la navegación. La tripulación se organizará para realizar vigilancias nocturnas. Planeará su itinerario según las zonas de peligro y durante la navegación tendrá que confiar en su mapa GPS así como en las luces que aparecerán delante.

Si deseas más información sobre cómo organizar su crucero, Samboat, te lo explica todo.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER